EL DINERO NO ME ALCANZA

¿SERÁ QUE REALMENTE ES LA CANTIDAD DE DINERO LO QUE NO ALCANZA?

Quizá les suene familiar esta frase de “el dinero no me alcanza” o tal vez, el primo de una amigo la dice con frecuencia.

En lo personal, les cuento que me toca escuchar mucho eso de que no ahorramos porque el dinero no alcanza, que se acaba antes de que termine el mes, que no es suficiente para todo lo que quisiéramos comprar, etc, etc. Me parece que todo esto responde a una característica implícita y natural del dinero, por la simple y sencilla razón de que el dinero es un recurso limitado mientras que las necesidades del ser humano son ilimitadas.

Les puedo decir que esto de que el dinero no alcance no tiene mucho que ver con la cantidad que ganamos, porque esa frase igual se la he escuchado a gente que gana $10.00, $100.00 ó $1,000.00 Por lo que les puedo decir que no es un tema de cantidades si no hábitos, actitudes y de manejo del recurso.

ahorrarY para ejemplificar a que me refiero les pongo un ejemplo: un estudiante vive y sale la semana con una cantidad muy limitada, empieza a trabajar ganando $10.00 y dice en cuanto gane $20.00 voy a tener lo que necesito, avanz
a en su vida laboral y empieza a ganar $30.00 y dice, caray! hice mal las cuentas necesito $50.00 y así sucesivamente. Lo seguro es que si la persona no toma conciencia de esto puede ganar $200.00 ,$500.00 ó $10,000.00 y seguirá diciendo el dinero no me alcanza, y aquí ahora sí que como dijo Don Teofilito, y mientras no tomes conciencia, ni te alcanzará.

Por lo que la invitación es a reflexionar porque deberíamos de tener o pedir más, cuando quizá no estamos administrando bien lo que tenemos. Y el ganar más dinero no nos resuelve el problema de fondo.

Pongámonos en el lugar de un papá que tiene 2 hijos, y le da la misma cantidad a cada uno, el primero se los gasta en un día, en cambio el segundo lo administra y le dura toda la semana, el primero dice, papá, dame el doble y el papá piensa, si le doy lo que me pide igual se lo va a gastar, por lo que quizá convenga esperar a que sepa administrarse antes de poder confiarle una cantidad mayor. Podríamos suponer que el papá es la vida y nosotros ese hijo al que el dinero no le alcanza. Así la próxima vez que deseemos una cantidad mayor de dinero pensaremos en cuantas veces hemos pedido un aumento o si efectivamente lo estamos administrando de la mejor manera.

Wendy Montaño

You might also like More from author

Comments are closed.